FANDOM


Un Obispo Mormón, en breve, es el hombre que esta encargado de una congregación o “barrio”. Un barrio es un grupo de Mormones—organizados por la Iglesia de Jesucristo de Los Santos de Los Últimos Días—en un área geográfica, que se reúnen para las reuniones de la Iglesia cada domingo. Se puede comparar a un obispo con un pastor, un ministro, o un ministro de la parroquia de otras iglesias, en que cada obispo esta a cargo de un barrio y cada barrio tiene un obispo. Los obispos están encargados del bienestar temporal y espiritual de los miembros de su barrio.

Los Obispos de la Iglesia de Jesucristo de Los Santos de Los Últimos Días no reciben salario, y no es necesario que sean educados o “especiales” en forma alguna, aparte de que sean llamados de Dios. Sacrifican mucho tiempo para servir en su barrio, y a menudo dedican muchas horas durante la semana para también administrar su barrio. No se puede aplicar para la posición de obispo y tampoco se puede hacer campaña. Los obispos no hacen todo el trabajo de un barrio; ellos delegan muchas tareas a los miembros del barrio al darles llamamientos (estos son opcionales, y a también sin pago) donde pueden servir al barrio. Los obispos también tienen dos consejeros que ayudan con sus deberes, y el obispo y sus consejeros componen el “obispado” de cada barrio.

Lo que hacen los ObisposEditar

Se llama a los Obispos para supervisar los diferentes grupos u organizaciones auxiliares, como la Sociedad de Socorro, La Primaria, Los Hombres Jóvenes, Las Mujeres Jóvenes, El Grupo de Sumos Sacerdotes, y El Quórum de Élderes. Ellos apoyan estas organizaciones y también llaman a otras personas para sirvan en ellas. Los Obispos también recogen el diezmo (no reciben nada de los fondos), presiden y dirigen la Reunión Sacramental, y se reúnen con los otros miembros de las organizaciones auxiliares para mantener al barrio organizado y funcionando.

El Obispo también es responsable de asegurarse de que todas las ordenanzas realizadas en el barrio se hagan adecuadamente, incluyendo bautismos, confirmaciones, ordenaciones al sacerdocio, bendiciones de niño, y la administración de la Santa Cena cada domingo.

Los Obispos tienen entrevistas de dignidad con los miembros de sus barrios con el propósito de extender recomendaciones para el templo, dar llamamientos, ayudar al arrepentimiento y para asegurarse que los miembros del barrio estén espiritual y temporalmente bien. Los Obispos pueden ayudar a los miembros con problemas espirituales dando consejos o por otros medios. Los Obispos también se encargan de cualquier ayuda otorgada a los miembros locales. Los Obispos determinan las necesidades y el gasto y pueden ayudar a los miembros que en verdad necesitan el apoyo de la Iglesia. Pasan una buena cantidad de tiempo visitando a los miembros del barrio, especialmente aquellos que están enfermos, que son ancianos, o que estén sufriendo en otras maneras.

Requisitos para los ObisposEditar

1 Timoteo 3:2-7 dice que un obispo debe ser “irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso, hospedador, apto para enseñar; no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino amable, apacible, no avaro; que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad (pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?); no un neófito, no sea que envaneciéndose caiga en la condenación del diablo. También es necesario que tenga buen testimonio de los de afuera, para que no caiga en descrédito y en lazo del diablo.” En otras palabras, los obispos deben ser buenos hombres de buena reputación, que cuidan a sus familias y tratan bien a sus hijos.

Un obispo de la Iglesia de Jesucristo de Los Santos de Los Últimos Días también debe tener el oficio de Sumo Sacerdote en el Sacerdocio. Los Obispos son llamados por revelación de Dios, como todo mormón es llamado a cualquier llamamiento. Un Presidente de Estaca llama a un obispo potencial, y cuando la cita es aprobada por el presidente de la Iglesia, el obispo potencial es llevado a una entrevista para determinar su dignidad y disposición. También se entrevista a su esposa para asegurarse que trata a su familia de una manera adecuada y para asegurarse que ella esta dispuesta a apoyarlo en el llamamiento. Si acepta el llamamiento, se le sostiene en una reunión de la Iglesia. El sostenimiento es cuando los miembros levantan su mano para demostrar que están dispuestos a apoyar a este obispo y que ellos creen que el Presidente de Estaca fue inspirado por Dios para llamarlo. Después de su sostenimiento, el nuevo obispo es ordenando y apartado. Estas dos ordenanzas lo bendicen con las habilidades y la autoridad necesaria para actuar como obispo del barrio.

Los Obispos usualmente sirven en barrios por unos cinco años y continúan con sus profesiones normales durante este tiempo. Después, se llama a otro obispo para reemplazarlo. Cuando se releva (y reemplaza) al obispo, todavía se le llama “obispo” habiendo sido ordenando a ese oficio del sacerdocio, pero no sigue presidiendo su barrio.