FANDOM


Cualquiera que conoce a un mormón probablemente ha notado que se abstienen de participar en ciertas actividades, como tomar alcohol, ver películas para adultos, o hacer negocios y salir el día domingo. Los mormones, miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, creen que si viven cierto código de normas, se acercarán a Dios. Creen que en las escrituras y por medio de los profetas, el Señor a dado mandamientos en cuanto a cómo comportarse. Los mormones obedecen estas normas de su propia voluntad, o sea, la Iglesia no obliga a nadie a hacer, o no hacer, ciertas cosas.

Ejemplos de las Normas MormonasEditar

A continuación, se presentan unos ejemplos de las normas que distinguen a los miembros de la Iglesia fácilmente. Claro está que esto no incluye todos los mandamientos de Dios, solamente son las más obvias diferencias entre los mormones y las otras personas.

Los mormones creen en la Palabra de Sabiduría. Fue recibida por el Profeta José Smith como revelación de Dios en cuanto a como cuidar nuestros cuerpos. La Palabra de Sabiduría dice que no debemos tomar alcohol, café, o te, no debemos consumir tabaco, u otras drogas, y que se debe comer carne limitadamente. Lo que si se debe hacer es, comer granos, hierbas, y frutas, también uno se debe acostar temprano y levantar temprano. Con esta “norma” vienen las bendiciones de salud, buen estado físico, y sabiduría. Los mormones creen que es necesario tomar buenas decisiones y como el alcohol y las drogas pueden disminuir nuestra capacidad para hacerlo, nos rehusamos a participar de estas sustancias.

Los mormones también tienen normas elevadas en cuanto que películas, programas de televisión, música, y que otros medios de comunicación van a leer, ver, o escuchar. Tal como lo que comemos puede cambiar y afectar la manera en que funciona nuestro cuerpo, lo que miremos o escuchemos puede dañar la manera en que pensamos. Los mormones no quieren imágenes vulgares, violentas, ofensivas, o pornográficas en sus mentes, así que evitan este tipo de cosas. El no ver películas que han sido nombradas como películas para adultos, es una buena norma para evitar cosas ofensivas a Dios, pero no solo se deben evitar estas películas, sino cualquier otro medio de comunicación que aleje al Espíritu Santo.

Los mormones guardan el Día de Reposo. El día domingo se ha reservado como un día para acercarnos a Dios. Jesucristo enseñó que el primer mandamiento es amar a Dios con todo nuestro corazón. El día domingo se ha reservado como un día para dedicarlo completamente a Él. Es un día para asistir a las reuniones de la iglesia, estudiar el evangelio, orar, y pasar el tiempo con la familia. No trabajamos el domingo en memoria del séptimo día de la creación, cuando Dios descansó, y no compramos para que no se le requiera a otros trabajar.

Los mormones tienen normas de modestia para mantener cubierto el cuerpo. Los mormones creen que el cuerpo es una creación sagrada de Dios, donde el Espíritu Santo puede morar, y se debería tratar con respeto. Los hombres y las cinturas deben estar cubiertos, y los cuellos no deben de ser muy escotados. Las faldas deben extenderse hasta las rodillas. De esta manera demostramos respeto hacia nuestros cuerpos y a Dios, como su creador.

En relación a la naturaleza sagrada del cuerpo, los mormones creen que las normas de Castidad deben mantenerse elevadas. Estas normas limitan las relaciones sexuales a parejas legalmente casadas. Las caricias impúdicas tampoco son correctas, para mantener el respeto entre parejas que aun no se han casado. Cualquier cosa que nos acerca demasiado a las relaciones sexuales es evitada, ya que pueden llevarnos a pecados graves. La castidad es extremadamente importante para los mormones, porque los pecados de esta naturaleza pueden ser muy dañinos para la salud espiritual. Las relaciones sexuales en si no son malas, pero son sagradas, y solo son permitidas cuando Dios lo ha aprobado, que es entre los lazos del matrimonio.

¿Qué Pasa cuando un Mormón Rompe las Reglas?Editar

Para algunos pecados lo único necesario para recibir el perdón es arrepentimiento individual, que incluye cambiar nuestra manera de ser para poder guardar los mandamientos de Dios, orar para ser perdonados, y no repetir el error. A veces cuando el pecado es más grave, como el quebrantar la Ley de Castidad, el pecado debe ser confesado al Obispo. En estos casos, los obispos pueden ayudar a las personas a tomar mejores decisiones. El obispo es una persona confiable que nos puede ayudar a vencer los malos hábitos. Un obispo también puede recomendar pasajes de las escrituras que ayudarán a las personas en el proceso de arrepentirse. Ocasionalmente, para los pecados aun más graves, hay consejos disciplinarios, que también son para ayudar a las personas a arrepentirse y volverse mejores. A veces, los miembros que cometen serios pecados pueden perder ciertos privilegios, como el poder participar de la Santa Cena, o ir al Templo. Eso es porque las personas deben ser dignas para participar de estas cosas, y el participar de ellas indignamente puede causar problemas a la persona. Estos privilegios pueden ser restaurados por medio del arrepentimiento aun si alguien pierde su membresía en la Iglesia. Estos procesos son para ayudar y proteger a las personas que han cometido pecados y también para proteger la Iglesia de las personas que tratan de darle una mala reputación.