FANDOM


¨El verdadero Espíritu de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, Dios, dio a las mujeres un lugar muy especial, el más alto en la vida humana¨ (Messages of the First Presidency, 6:5). La mujer miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días,[1] ,pertenece a la organización de la Sociedad de Socorro[2], una organización solo para las mujeres. Existe también una organización para las mujeres jóvenes que están dentro las edades comprendidas de 12 a 18 años. La Iglesia SUD., defiende y apoya el respeto que se debe dar a la mujer, especialmente en su función de madre y esposa. Los SUD., creen que la mujer que tiene hijos, tiene la responsabilidad principal de su cuidado, formación, educación, desarrollo; desempeño personal y social, mientras tanto el padre es responsable de proveer para su familia lo necesario para su sustento diario, dando no por sentado con esto que las mujeres SUD., no tengan derecho a trabajar. Mientras solo los hombres puedan poseer el sacerdocio [3], las mujeres reciben todas las bendiciones del mismo.

MaternidadEditar

'''''A diferencia de la mayoría de la sociedad americana, los SUD, no creemos que el criar y educar hijos sea algo degradante en ninguna manera. El educar y enseñar a los hijos es una responsabilidad crucial, ya que estos hijos son también hijos de Dios. Una de las más importantes responsabilidades es que los hijos aprendan la importancia de lo que concierne a las cosas temporales y las espirituales, y dichas enseñanzas son responsabilidad total de lo impartido en el hogar dada por los padres. De esta manera las madres desempeñan responsabilidades y fungen en ellas totalmente igual a las responsabilidades del sacerdocio en la Iglesia. Madres quienes no trabajan o que no están involucradas en ninguna responsabilidad fuera del hogar y familia son igualmente respetadas que su esposo el cual trabaja fuera. Una de las razones por las cuales la Iglesia no está en total acuerdo que las mujeres que tienen hijos trabajen, es porque no deberían de estar sobrecargadas con tantas cosas, ellas deben de estar enfocadas es su labor más importante: la formación de sus hijos, su crianza. Es ésta al mismo tiempo una de las razones por las que las mujeres no poseen el sacerdocio, porque la labor y responsabilidad de criar a sus hijos es tan importante no deberían ellas sentirse obligadas con muchas otras responsabilidades.

EducaciónEditar

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, apoya la educación de la mujer en todo ámbito profesional, especialmente a nivel universitario. En el libro de Doctrina y Convenios [4], en la sección 130 versículos 18-19, cita: ¨Cualquier principio de inteligencia que logremos en esta vida se levantará con nosotros, en la resurrección. Y si en esta vida una persona adquiere más conocimiento e inteligencia que otra, por medio de su diligencia y obediencia hasta ese grado le llevará ventaja en el mundo venidero¨. Esto se aplica a las mujeres !. La mujeres Santos de los últimos días, son motivadas a obtener habilidades profesionales competentes no importando que estén casadas y con hijos, y tengan un esposo que sea el que provea para las necesidades básicas del hogar y la familia, ya que en ciertas ocasiones vendrán tiempos difíciles y será para ellas necesario el trabajar y así los dos poder mantener la estabilidad familiar y la economía en el hogar. Las mujeres que no tengan hijos pueden y deben trabajar en cualquier ocupación. La mujer puede triunfar en el ámbito laboral, pero los SUD, creemos que toda mujer tiene que cumplir con su responsabilidad de ser una madre en el hogar. Vaya para todas un especial reconocimiento y saludo.


El SacerdocioEditar

En lo personal e conocido a muchos individuos que están en contra de las creencias de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días les he escuchado decir que la mujer es oprimida dentro la Iglesia. Mientras algunos SUD., pueden sentir opresión de otros medios, la Iglesia nunca busca oprimir a la mujer; de hecho, creemos en la completa igualdad que existe entre el hombre y la mujer. Algo que ha sido criticado de una manera remarcable a la Iglesia es el hecho que la mujer no posea el sacerdocio. Es cierto que no lo poseen, sin embargo, las mujeres tienen todas las oportunidades al igual que el hombre de recibir y así ser partícipes de las bendiciones de dicho poder. La salvación está disponible para la mujer y para el hombre de igual manera. El sacerdocio, el cual es el poder de Dios dado a los hombres dignos es sinónimo de trabajo y servicio, no de autoridad ni mucho menos superioridad. El poder del sacerdocio trae consigo muchas responsabilidades de servir. Ha sido un mandato de Dios el que solamente los hombres posean el sacerdocio. Las mujeres también tienen otras responsabilidades que requieren su plena atención. Las mujeres reciben de Dios diversos llamamientos para cumplir dentro de la Iglesia con distintas asignaciones, dándoles el poder, inspiración y la revelación necesaria para cumplir con dichos llamamientos.

  1. ¨El lugar de la mujer en la Iglesia se encuentra en el caminar al lado del hombre, no al frente ni detrás de él. En la Iglesia hay completa igualdad entre hombre y mujer. El evangelio fue decretado por Dios de igual manera tanto para el hombre como para la mujer. Cada persona que se encuentra sobre la faz de la tierra, sea hombre o mujer, ganaron el derecho en la vida pre mortal de venir aquí; y deben de ganar el derecho de morar en la presencia de Dios y Jesucristo nuevamente por medio de los actos de rectitud que realicen en su tiempo en ésta tierra. Los privilegios o bendiciones y exigencias del evangelio son fundamentalmente iguales para el hombre y la mujer. Dios ama a sus hijos de la misma manera en que él ama a sus hijas. Esto hace que los seres humanos, tanto hombres como mujeres, sean personas con el derecho de elegir libremente lo que desean. Este poder va junto con la libertad de decidir si desean un gozo eterno o no. Aquellos quienes sus actos sean rectos, gozarán de dicho gozo eternamente, con un amor igual el Padre determinará los logros personales de cada individuo. No puede haber duda que en la Iglesia los derechos de los hombres son iguales a los de la mujer¨ (Era, marzo 1942, p.161).

" HERMANAS".....¨Nunca en la historia ha disfrutado la mujer de tanta libertad de pensamiento y acción como las mujeres de la Iglesia lo hacen. Desde el día en que el evangelio fue restaurado, a la mujer se le ha otorgado una plena ¨franquicia religiosa¨, refiriéndose a ello que han tenido desde entonces la libertad de elección y pensamiento. En los TEMPLOS de la Iglesia SUD., o de el evangelio restaurado, el hombre no puede participar de las ordenanzas exaltadoras más elevadas sin su esposa al lado. En todo sentido de la palabra a la vida de la mujer se le es dado una independencia total. Esto le da a la mujer una responsabilidad poderosa en la cual, si ella utiliza y honra de una forma positiva será un poder que incrementará en ella, pero si por el otro lado ella lo ignora y o lo trata de una manera ligera o no se preocupa por magnificarlo, ella lo podría perder. Por lo que las mujeres de la Iglesia deben de estar eternamente agradecidas, darse cuenta de dicho poder que se les ha dado y compartir ese preciosa e invaluable relación que desarrollan con su esposo o compañero eterno¨ .


El Hombre y la Mujer necesitan uno del otroEditar

NOSOTROS, Los SUD., creemos que la mujer y el hombre fueron creados con una igualdad de derechos ante Dios, pero con responsabilidades diferentes. El sexo masculino o femenino es crucial y es una identidad eterna que permite al hombre y la mujer el complementarse uno al otro y juntos los dos cumplir con la obra del Señor. El hombre y la mujer poseen diferentes talentos y habilidades que les permiten ser aptos para diferentes tareas u ocupaciones. Mujer y hombre fueron creados para estar juntos en el matrimonio y así el poder de esa manera guiar a su familia en unidad. Es una de las creencias básicas de los SUD., que no se puede recibir la exaltación [5] y las bendiciones que Dios tiene para nosotros sin estar uno con el otro, hombre y mujer, refiriéndose a ello al matrimonio entre el hombre y la mujer. El hombre no puede recibirlas sin la mujer y viceversa. Ellos deben estar casados y unidos con ésta meta en común para poder obtenerla. Hombre y mujer necesitan uno del otro para la felicidad en ésta vida y la exaltación en la vida venidera.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.