FANDOM


Un bautismo por los muertos es muy parecido a un bautismo por alguien que todavía vive, excepto que la persona que recibe el bautismo actúa como representante de alguien que ya falleció. En diferencia a los bautismos normales, los bautismos por los muertos solo se pueden llevar a cabo en los templos mormones, que son los únicos lugares donde se puede llevar a cabo ordenanzas a favor de los que han muerto. Estas ordenanzas a favor de los muertos proveen la manera para que los que hayan muerto puedan hacer convenios con Dios necesarios para la salvación.

Oportunidades Iguales para los Vivos y los MuertosEditar

Los mormones creen que hay ciertas ordenanzas necesarias para la salvación en el reino de Dios, como el bautismo. Debemos realizar estas ordenanzas aquí en la tierra. Pero estas ordenanzas y la autoridad para llevarlas a cabo no siempre han estado a disposición de todos los miembros de la familia humana. Por ejemplo en el tiempo de la apostasía, hubo una pérdida de la autoridad del sacerdocio de Dios para efectuar ordenanzas redentoras, y miles de personas murieron sin la posibilidad de recibir las ordenanzas. Otras personas tal vez vivieron en la tierra cuando si había autoridad en la tierra, pero no recibieron el bautismo por otras razones.

Como la expiación de Jesucristo puede bendecir a todos, y nuestro Padre Celestial dora a cada uno de sus hijos una justa oportunidad de regresar a Él, se preparó una manera de que todos fueran bautizados, sin importar cuando vivieron. Esa manera es el bautismo por los muertos. Los vivientes pueden efectuar bautismos representando una persona fallecida, que puede recibir el convenio del bautismo.

El efectuar la ordenanza en la tierra no obliga a una persona fallecida a aceptarla. Las personas, vivas o muertas, tienen su albedrío, y los que están muertos pueden aceptar el bautismo hecho a su favor o rechazarlo. Después de la muerte se les enseña el evangelio a las personas que no lo recibieron en vida, y si lo aceptan y desean ser bautizados, deben esperar hasta que alguien efectúe su bautismo en la tierra y ellos puedan aceptarlo. Si alguien rechaza el evangelio que aprenden después de la muerte, también pueden rechazar el bautismo efectuado en la tierra.

Por qué los Bautismos por los Muertos son Importantes para los VivosEditar

Los mormones tienen el deber de hacer la obra por sus antepasados. Porque vivimos en una época en la que las ordenanzas están disponibles para los vivos y los muertos, debemos aprovechar estas oportunidades que no pueden hacerlo ellos mismos. Jesucristo rescató al mundo del pecado, viviendo una vida perfecta, y haciendo lo que ningún ser humano puede hacer solo. Para seguir a Cristo, necesitamos ayudar a las personas efectuando bautismos por ellos, ya que no los pueden hacer solos.

Una de las doctrinas más importantes del mormonismo, es la doctrina de la familia eterna, y debemos realizar las ordenanzas redentoras por ellos si queremos ser salvos con ellos. No podemos ser salvos sin ellos. Cuando el Ángel Moroni se le apareció a José Smith, el citó una escritura de la Biblia, variándola un poco de cómo la tenemos en la Biblia: “Y él plantará en el corazón de los hijos las promesas hechas a los padres, y el corazón de los hijos se volverá a sus padres. De no ser así, toda la tierra sería totalmente asolada a su venida.” (José Smith-Historia 1:39)

Dios prometió a nuestros antepasados que ellos tendrían las mismas oportunidades que nosotros, y necesitamos recordar esa promesa que se les hizo, y ayudar en lo que podamos para hacer posible que reciban esa promesa. La consecuencia de no participar en esa obra es la misma maldición mencionada en Malaquías 4:6 que será el resultado si nosotros no volvemos nuestros corazones hacia nuestros padres.

¿Quién Efectúa los Bautismos por los Muertos?Editar

Los jóvenes mayores de 12 años de edad pueden efectuar bautismos por los muertos si tienen una recomendación especial del obispo. Cualquier miembro que ya haya recibido su investidura que tenga una recomendación para el templo puede realizar bautismos por los muertos. Esta obra muchas veces es reservada para los jóvenes de la Iglesia, ya que las otras ordenanzas solo las pueden realizar los miembros ya investidos. Poseedores del sacerdocio de Melquisedec bautizan a las personas que llevan a cabo las ordenanzas por los muertos. Todos los nombres de las personas que el templo recibe para hacer esta obra han sido enviados por miembros de la Iglesia, y se anima a los miembros que busquen los nombres de sus antepasados y los lleven al templo para hacer la obra por ellos. Estos miembros pueden recibir el bautismo por sus propios antepasados.